• Visite Classe 1900 - St-Girons
  • Visite Église Luzenac de Moulis
  • Visite chez les artistes - St-Girons
  • Marbre d'Aubert
  • Visite des savoir-faire
   
   

Salida : Oficina de turismo
Duracion : 1h30

st lizier vueHistoria de Saint-Lizier

Al pie de las montañas de Couserans, Saint-Lizier es, de las Ciudades de Ariège, la más cargada de historia.

El primer texto que menciona la Ciudad de Saint-Lizier data de principios del siglo V (Notice de Gaules). Es en la época de la construcción de las murallas (finales del siglo IV – principios del V) que Saint-Lizier deviene el centro de poder de los Consorani, pueblo galo-romano.

Hacia el final del siglo V, la Ciudad de Saint-Lizier devino la sede del Obispo de Couserans, del que el primer Obispo habría sido Saint Valier. El segundo Obispo – mencionado en el Concilio de Agde en 506 – fue Lycerius o Glycerius que, canonizado, vino a ser saint Lizier, dando su nombre a la Ciudad. En la época romana se construyeron 2 catedrales: Notre-Dame de la Sède Entre las murallas del Palacio de los Obispos y la Catedral de Saint-Lizier En el pueblo que acoge el tesoro de los Obispos de Couserans y que conserva un claustro romano. Más de 79 Obispos se sucedieron hasta el Concordato de 1801 que suprimirá el Obispo de Couserans.

Esta Ciudad es un recuerdo viviente de la gran época de peregrinaje hacia Compostela y una etapa del « Camino del Piamonte pirenaico » (GR78). En colación, desde 1998, diferentes monumentos están inscritos en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO.

Saint-Lizier hace parte de los Grandes Lugares de los Pirineos Centrales « colección Ariège ». Ésta presenta un interés ineludible debido a sus numerosos monumentos, testigos de este rico pasado histórico.

1. Hôtel-Dieu y farmacia del siglo XVIII

El Hôtel-Dieu, es un gran edificio del siglo XVIII antiguamente hospital de la Ciudad de Saint-Lizier que poseía magníficos jardines en terrazas. La fecha de inauguración es visible sobre el dintel de la puerta: 1764. Guarda un tesoro, una antigua botica del siglo XVIII conservada perfectamente: muebles en madera de frutales, tarros en cerámica, botellas, maletines médicos,… Sus remedios son sorprendentes : « el vinagre de los 4 ladrones », « Aceite de los perritos », « la Ratafía para los pobres » o el famoso « Elixir de larga vida »!
Visita guiada (dirigirse a la Oficina de Turismo)

saint lizier cathedrale2. Catedral de Saint-Lizier

La construcción de la iglesia románica dedicada a Saint Lizier se remonta a mediados del siglo XI. Edificado en el siglo XIV, el campanario octogonal en ladrillo de estilo tulusano, corona el conjunto. La fachada principal constituye la parte más remarcable del edificio con una multitud de reutilizaciones galo-románicas El ábside central y el pasillo del coro están enteramente adornadas de un conjunto de frescos romanos excepcionales del siglo XI. En la nave gótica, decorado típicamente en las iglesias de Toulouse, se puede ver al sur una preciosa vidriera del siglo XV y, al fondo de la iglesia, el órgano restaurado del siglo XVII.
Entrada gratuita – visita guiada (dirigirse a la Oficina de Turismo)

stlizier cloitre chapiteau3. Claustro románico

El claustro es accesible por la catedral. El claustro romano data del siglo XII, único claustro romano visible en Ariège está superado por una galería construida en el siglo XIV.
La galería norte está compuesta de elegantes capiteles realizados por un taller tulusano que había trabajado en la iglesia de la Daurade en Toulouse. El decorado se compone de trenzas, cesterías, entramados, palmetas, figuras narrativas y composiciones haciendo intervenir escenas históricas como Daniel en el foso de los leones o La Caída.

4. El Tesoro de los Obispos

El tesoro es visible desde el claustro. Presenta numerosas piezas, testimonios de la vida episcopal de la ciudad: cruces, mitra, relicarios, cálices, cetros… Y el famoso busto renacentista de Saint Lizier. Visible desde la verja, minutero - Visita guiada (dirigirse a la Oficina de Turismo).

st lizier colombages5. Casa con vigas vistas en madera 

con pisos desbordantes del siglo XV

6. Tejados del siglo XVIII y puerta de la Casse

Coger la rue des nobles

7. Rue des nobles

Sus hermosas casas son las antiguas casas canonícas del siglo XVIII. Se puede remarcar una escultura « original » en la esquina de la casa (siglo XVIII) en el n°8, esculturas en bajo relieve bajo las puertas y fechas de construcción. Es en siglo XVIII que la casi totalidad de las casas del pueblo fueron construidas o reconstruidas.

8. Vigas vistas de madera de siglo XV

La calle está cubierta por una casa en Angulo bajo las arcadas que tiene una hermosa fachada con vigas vistas de madera de siglo XV.

Pasar bajo las arcadas y subir la calle del reloj.

9. Calle del reloj y la pequeña plaza de los hombres

Fijarse en el número 11, una hermosa puerta en madera adornada de una mirilla en forma de león del siglo XVI.
En frente, una placa nos recuerda que aquí vivía « Poulitou », el antiguo campanero de la Ciudad.

10. El antiguo Presbiterio

A la izquierda el antiguo presbiterio era un pensionado para las jóvenes « Sainte-Marie » (1750). Hoy está en el dominio laico público : sala de bodas, de conferencias y del consejo municipal.

11. Murallas

En frente se encuentra el muro antiguo. La muralla, constituida de pequeños pedruscos y de líneas de ladrillos, data de finales del siglo IV. Ha sido conservado en la casi totalidad sirviendo de fundación a los edificios contemporáneos (muralla medieval, Palacio de los Obispos, casas medievales y modernas). Mide 740m de largo, 8 metros de alto, 2 metros de espesor y cuenta con 12 torres de las que sobreviven 10.
Fíjense que la muralla sigue la cuesta natural, esto hacia parte de las técnicas de construcción romana.

12. Torre del Reloj

La Torre del Reloj antiguamente « puerta de hierro » era la puerta antigua de la Ciudad de Saint-Lizier (antiguamente semicircular, habría estado modificada en el siglo XII).

Pasar bajo la Torre del Reloj

13. Ayuntamiento

Delante del ayuntamiento se alza el blasón de Saint-Lizier: una campana azur sobre fondo dorado. Su divisa está escrita en gascón « Quan me tocan, que heou butch », que significa «Cuando me tocan, hago ruido ».

Girar a la derecha y subir la rue Notre Dame

14. Rue Notre-Dame

Bonita calle en cantos rodados; fíjense a la izquierda una casa con paño de madera (siglo XV).

Girar a la izquierda en el Carré de Bourrassou

saint lizier st jacques15. Concha de Santiago de Compostela

Una concha de Santiago de Compostela sobre la bóveda recuerda que Saint-Lizier albergaba una hermandad religiosa de Santiago el Mayor. Saint-Lizier es todavía hoy un alto en el camino de Santiago de Compostela, en el camino del Piamonte pirenaico (GR78) y acoge todavía peregrinos en su sala santiaguera.

Este pasaje público es uno de los callejones más hermosos de la Ciudad, que os sumerge en la edad media: casas con vigas vistas de madera, suelos en cantos rodados, canales en el centro, pequeñas callejuelas entre las casas para evitar que el fuego se propague en caso de incendio.

16. Casa con las vigas vistas en madera

Esta casa con paños de madera de « Jules le tailleur » pertenecía a un antiguo tallador y costurero de la Ciudad conocido por ser de muy pequeña talla, del que se dice que se subía en una mesa para coger las medidas.

Fíjense en la esquina de la casa, la calle más estrecha de la Ciudad « le Carré de Jules » 

Girar a la derecha. Atravesar el patio de Télet y subir a la derecha al Carré de Louise.

17. Antigua casa canoníca con los paños de madera

Hoy pensión de carácter, en la que la puerta es remarcable.

[Desviación campestre: posibilidad de hacer una vuelta hasta la cruz de Pouterolles. Este antiguo lugar de meditación de los Obispos ofrece un panorama magnifico.
Bajar a la izquierda y seguir la dirección « Pouterolles »: tomar la carretera durante 50 m y después el sendero a la derecha. En el cruce, girar a la izquierda y avanzar hasta la cruz.
Volver sobre sus pasos. En el cruce, girar a la izquierda para seguir la dirección « Palais des Evêques ». Avanzar hasta la carretera, atravesar el parking en dirección del portal del « Domaine du Palais ». Pasar el portal y avanzar todo recto hasta la terraza del restaurante.
Retomar el paseo de descubrimiento en el n°18]

Girar a la derecha, avanzar hasta la rue Notre Dame. Subir la escalera a la izquierda. Arriba, atravesar el patio por la derecha y bajar la escalera cubierta.

stlizier palais eveques18. Palacio de los Obispos y Notre Dame de la Sède

Edificado por la iniciativa del Obispo Monseñor de Marmiesse en 1654 para dar prestigio a la pequeña diócesis de Couserans. Hoy, el Palacio de los Obispos, alberga el museo departamental y la catedral Notre-Dame-de-la-Sède incluyendo las hermosas pinturas renacentistas.

2 posibilidades para acabar el paseo de descubrimiento :

Por los jardines bajar la escalera en cantos rodados. Atravesar los jardines en terrazas, bajar la escalera en cantos rodados y los escalones del estrecho Passage des Evêques  para volver a la plaza de la iglesia (punto de partida)
Por la carretera: girar a la izquierda y avanzar todo recto. Pasar bajo el gran portal. Atravesar el parking y el « Carré de l’Ange » y bajar la carretera hasta la plaza de la iglesia (punto de partida).

Bonus :

Prolongar vuestro paseo hasta la plaza de los Etendes pasando por el jardín del antiguo presbiterio (punto de vista).
Desde la Oficina de Turismo, bajar la rue neuve. Al final de la calle, girar a la derecha, subir algunos metros y girar a la izquierda por la pequeña calle en cantos rodados. Avanzar, subir la escalera y llegaren el jardín del antiguo presbiterio. Volver sobre sus pasos, volver por la rue du Puits. Bajar, y en la plaza des Barris, girar a la izquierda y subir a la Plaza des Etendes.

A la derecha, sobre la fachada de la casa con las vigas vistas de madera (del otro lado de la calle), están esculpidos una concha y un abejorro, testimonio del peregrinaje de Santiago de Compostela y de su hermandad.
Las casas, alrededor de esta plaza, poseen balcones o « estendes » para hacer secar la cosecha o hacer secar la ropa. Esta particularidad da su nombre a la plaza.

Volver sobre sus pasos o continuar todo recto para volver al parking de la Vigne de l’Evêché.